miércoles, 3 de junio de 2009

A MI MADRE MUERTA


Jose Luis Hidalgo escribia sobre si mismo:

Yo fui un niño triste, dolorosamente sensible. Entre las nieblas de mis recuerdos de infancia, todas las sensaciones que logro vislumbrar, son pequeñas heridas producidas en mi alma, las más veces por sucesos nimios, sin importancia aparente.

La muerte de su madre teniendo nueve años, suscitaria en él una nostalgia filial que le duraria toda la vida, bien patente en el poema "A mi madre muerta".


A MI MADRE MUERTA

Madre mia, te pienso, madre mia, te sueño,
mi recuerdo amamantas con tu oscura mirada;
fijamente me miras detras de los cristales
que separan apenas, tu muerte de mi vida.

Lo sabes, madre mia, la muerte es como un arbol
a cuya sombra roja nos tendemos un dia
y en ella, descansandonos, nos limpiamos la frente
cuando el sudor nos brota igual que un pensamiento.

Tú tienes ya tu arbol, con una sombra tuya,
con un cansancio tuyo que te da tu sudor;
que estás cansada, madre, que estarás muy cansada
porque pesa la tierra sobre tu cuerpo frio.

Si, te fuiste, me dejaste aqui solo
tristemente viviendo, te alejaste callando
a los campos oscuros donde el aire es de tierra
y hay un pajaro dulce que no puede cantar.

Por tenerte aqui ahora, junto a mi cuerpo vivo,
deshacerme quisiera y a tu seno secreto
con temblores de rio, yo quisiera volver.
Pero tu no me esperas, vives ya con las aguas
que desbordan los rios y se van a la mar.